Todas las muelas se montan sobre los mandriles con el fin de permitir una homogeneidad de rotación y para evitar vibraciones. El mandril tiene un bastidor fuerte, el eje giratorio está montado sobre rodamientos de bolas para garantizar una alineación perfecta. El sello mecánico, elemento esencial del mandril, se obtiene gracias a la aplicación de diafragmas. Las placas de apriete se deslizan sobre las guías de acero endurecido y rectificado. Con el fin de evitar el desgaste de los rodamientos de las placas de apriete, se instala un sistema centralizado de lubricación. La cadena de arrastre está compuesta por placas de apriete, hechas de un material especial, que están montadas sobre cadenas de precisión. Sistema mecánico de sujeción de vidrio. La intervención de las muelas pulidoras es automática porque está controlada por un PLC. Todas las muelas son refrigeradas por refrigerante bombeado desde el tanque de refrigerante. Las muelas para hacer la arista se ajustan automáticamente con el cambio del grosor de la hoja de vidrio.